Danzando nuestra Sombra

Danzando Nuestra Sombra

La sombra es uno de los arquetipos principales del inconsciente colectivo propuesto por el psiquiatra Carl Gustav Jung. Se puede entender un arquetipo como una pauta de conducta humana universal que uno desarrolla a lo largo de la vida en función de sus vivencias personales y de la época y del lugar donde vive. Desde pequeños por cuestiones de supervivencia, vamos desarrollamos un Yo ideal y social, mientras negamos determinadas características de nuestro ser. La Sombra sería entonces el aspecto inconsciente de la personalidad caracterizado por los rasgos y actitudes que el Yo consciente no reconoce como propios.

Para que eso suceda, uno desplaza una enorme cantidad de energía psíquica en el intento de sostener tal disociación, que sin embargo siempre encuentra formas de expresión a través de los miedos, pesadillas, disfunciones psicosomáticas o proyecciones. Dicho de otra forma, aumentamos el poder de la Sombra que termina por dirigir nuestras vidas.

Frecuentemente la Sombra es entendida como la maldad en el ser humano, lo que contribuye aun mas para aumentar su poder. Sin embargo hay un enorme potencial de vida que queda bloqueado en ese proceso. En palabras del propio Jung:

“Si hasta el presente se era de la opinión de que la sombra humana es la fuente de todo mal, ahora se puede descubrir en una investigación más precisa que en el hombre inconsciente justamente la sombra no sólo consiste en tendencias moralmente desechables, sino que muestra también una serie de cualidades buenas, a saber, instintos normales, reacciones adecuadas, percepciones fieles a la realidad, impulsos creadores, etc.”.

Danzando nuestra Sombra es una propuesta de diálogo con esa fuerza reprimida, de desdramatización de sus contenidos para poder integrarla a nuestra vida en forma de creatividad existencial. Es imposible acceder a lo divino en el ser humano sin conocer la propia Sombra.